Usted está aquí

¿Quién fue el Doctor Azúa?

 luisazua-001ARAGONESES ILUSTRES. LUIS DE AZÚA DOCHAO

Luis de Azúa nació el 24 de Junio de 1913 en Villa Ves, provincia de Albacete. Esta fué una pequeña aldea que quedó sepultada bajo las aguas del pantano cuya construcción dirigía su padre, Paulino de Azúa. Don Paulino era originario de Castro Urdiales, provincia de Santander y su esposa, Doña Lola Dochao, oriunda de Bilbao. A los pocos meses de su nacimiento sufrió una grave enfermedad, con mal pronóstico, que sumada a la imposibilidad de lactancia materna determinó el que se le enviara a Arratia, un pueblo próximo a Bilbao donde se le proporcionó un ama de cría. Estos dos factores fueron decisivos en su recuperación y con ellos ganó un hermano de leche y una lengua, su primera lengua, el vascuence, cuyo conocimiento mantuvo a lo largo de su vida. Tal vez fuera este un factor determinante en su afición por comunicarse y entender los problemas de su prójimo el que le llevó a conocer además del vascuence y el español, el alemán, portugués, francés e inglés, cosa poco frecuente, mas bien podríamos decir insólita en aquellos tiempos.

Nacido en el seno de una familia numerosa, siete hermanos, y un padre que por razón de su trabajo como ingeniero estaba obligado a continuos cambios de domicilio, efectuó sus estudios de Bachillerato en Vigo (Pontevedra), en el colegio del Apóstol Santiago, regentado por los Padres Jesuitas. Cursó la licenciatura de Medicina entre Madrid y Valladolid, sufriendo en este periodo la guerra civil en la que pudo conocer el lado republicano y posteriormente el nacional. Terminada la guerra consigue finalizar sus estudios en febrero de 1939. En estas fechas conoce a la que será su mujer, Teresa Blanco Roco, natural de Villafranca de los Barros (Badajoz), a donde los avatares de la guerra habían conducido a Luis. Se casarán en este pueblo, el 23 de Junio de 1943 y fijaran su residencia inicialmente en Madrid y posterior y definitivamente en Zaragoza en el año 1946.

Los títulos y méritos profesionales que obtuvo son demasiados para referirlos en tan poco espacio, por lo que daremos una pequeña muestra de los mismos. A lo largo de su vida profesional demuestra su capacidad intelectual y laboral obteniendo el grado de Doctor en Medicina y ganando cuatro oposiciones entre 1939 y 1945, incluida la de Catedrático de Dermatología y Venereología. Desempeñó diferentes cargos asistenciales y fue becario de la institución Humboldt en Alemania, realizando sus tareas en la Universidad de Breslau entre los años 1941 y 1942. Fue Profesor Agregado Honorario del Instituto Nacional de Ciencias Médicas, con nombramiento del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en 1949, Presidente de la Academia Española de Dermatología, Ponente oficial de múltiples Congresos, Director del Hospital Clínico de la Facultad de Medicina de Zaragoza desde 1954 a 1966....etc....

Compaginó su carrera con la vida familiar, a la que siempre dio una importancia capital. Tuvo seis hijos, el mayor de ellos Luis, mongólico profundo, y el menor fallecido a las pocas horas de su nacimiento. La existencia de este hijo mongólico marco definitivamente la vida de Luis de Azúa llevándole a realizar la misión de su vida, el cuidado y protección de los subnormales. La consciencia de la importancia y magnitud del problema de la vida de los subnormales, cuyo termino acuñó él mismo para sustituir el de tonto, mas benévolamente tontico, le llevo a iniciar contactos con diferentes personas y entidades que llegaron a cuajar en la creación de la ASOCIACION TUTELAR ARAGONESA DE SUBNORMALES (ATADES), que quedó constituida el 24 de Septiembre de 1963.

A partir de ese momento las cosas se suceden rápidamente y en Marzo de 1964 se inaugura el primer centro de ATADES, Nuestra Señora del Pilar, se constituye la Federación Española de Asociaciones Protectoras de Subnormales y se van construyendo nuevos centros: San Martín de Porres, Ramón Pignatelli, Pablo VI, Santo Angel, Sonsoles.....etc...

Esta ingente tarea se vio coronada por el éxito y se le concedieron a Don Luis la Encomienda de la Orden de Cisneros, el Premio San Jorge de la Diputación de Zaragoza y a su muerte se le asignó su nombre a un colegio público de Zaragoza, tal vez sea este el premio que más hubiera agradecido en vida.

Su aportación a la sociedad como médico y profesor, maestro para muchos, fue objetivamente importante, pero un hombre como él nunca la consideró esencial. Las circunstancias de su vida, que hemos mostrado someramente, forjaron una personalidad a la vez liberal y profundamente religiosa. Era tolerante y permisivo con las creencias de todos, pero las suyas estaban firmemente arraigadas en el sentido trascendente de nuestra vida, en la necesidad de ayudar y mejorar las condiciones de los demás para, incluso de forma egoísta, llegar a alcanzar el mayor grado de felicidad en nuestra propia vida.

Luis de Azúa fue un hombre con una voluntad férrea al servicio de unas convicciones profundas. Construyó su carrera con trabajo, su familia con amor y su proyección a los demás con prodigalidad. Falleció el 15 de septiembre de 1977.

Javier de Azúa Blanco (hijo del Doctor Azúa)